Cuando Maradona le enseñó a Messi a patear tiros libres

0
328
maradona-messi-tiros-libros
Imagen: Getty Images

Quien conozca de cerca la carrera de Lionel Messi, sabe bien que a diferencia de su don natural para driblar y manejar el balón, tuvo que esforzarse durante muchos años para perfeccionar una técnica que hoy maneja claramente a la perfección: la pegada de tiro libre.

 

maradona-messi-tiros-libres
Imagen: Getty Images

¿Y cómo no iba a lograrlo? Si además de invertir varias horas de ensayo después de los entrenamientos en el Barcelona, Messi tuvo en la Selección de Argentina al mejor maestro en ese aspecto que cualquier pudiera aspirar a tener: el gran e inigualable Diego Armando Maradona.

Tal y como relata el histórico preparador físico del ‘Pelusa’, Fernando Signorini, en su libro ‘Fútbol, llamado a la rebelión’, fue el propio Maradona quien le ofreció a Messi su ayuda para que perfeccionara su pegada de tiro libre: “En febrero de 2009, a poco tiempo de haber asumido Diego Maradona como técnico de la selección, fuimos a Francia a disputar un amistoso ante el seleccionado local, en Marsella. El día anterior al partido hicimos una práctica en el estadio, donde Diego trabajó con los once titulares en el táctico final y yo me quedé con el resto haciendo un ‘loco’ hasta terminar el entrenamiento”, cuenta Signorini.

 

maradona-messi-tiros-libros
Imagen: Getty Images

 

“Cuando dio la orden de terminar, Mascherano, Tevez y Messi le pidieron si podían quedarse haciendo tiros al arco, a lo que Maradona accedió. En un momento, Lionel puso la pelota mirando hacia el arco, un poco sobre la izquierda y cuando le pegó, su remate se fue lejos, por arriba del ángulo de la mano derecha de Carrizo. Hizo un gesto de fastidio y, como enfiló para el vestuario, le salí al cruce: ‘Decime una cosa, ¿un jugador como vos se va a ir a duchar con esa porquería? Dejate de hinchar las bolas. Agarrá una pelota y volvé a intentar'”.

“Termino de pronunciar eso y veo que viene Diego, que había escuchado todo, como siempre. Lo tomó del hombro y le dijo: ‘Leíto, Leíto, vení, papá. Vamos a hacerlo de vuelta’. Era como un profesor con un alumno. Y siguió; ‘Poné la pelota acá y escuchame bien: no le saques tan rápido el pie a la pelota porque si no ella no sabe lo que vos querés’. Entonces, la acarició con la zurda y la clavó en el ángulo, inflando la red ante la mirada de admiración de Messi. Para los que hablan de los celos de Diego, ¿qué celos? Le estaba abriendo el mundo del conocimiento y no le cobró nada. Yo pegué media vuelta y no quise ver más, ya era suficiente. Allí estaba el fútbol argentino”.

 

 

Años después de esta asombrosa clase personalizada, Messi se confirmaría no solo como uno de los mejores jugadores de la historia, sino también, como uno de los mejores pateadores de tiro libre de la actualidad. ¡Grande Lio, gracias Diego!

(Ver también: Diez momentos en los que Messi no fue ‘Messi’).